Hay muchas razones para practicar Pilates durante el embarazo. Hoy queremos destacar 5 que son especialmente importantes para aquellas que pronto van a ser mamá.

1.- Transverso más fuerte

Se piensa, equivocadamente, que las mujeres no pueden trabajar su abdomen durante el embarazo. Se puede y es muy recomendable. La clave es el cómo. Una buena monitora de Pilates sabe qué ejercicios realizar y adaptarlos a cada persona y cada etapa del  embarazo.

El fortalecimiento del transverso ayuda a evitar la diástasis abdominal. Esto es la separación de los músculos rectos del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo y el debilitamiento de la línea alba. Es una condición muy habitual en las mujeres embarazadas, 2 de cada 3 la sufren.

 

2.- Fortalecimiento del suelo pélvico

A veces se nos olvida la importancia del suelo pélvico durante el embarazo. Una de sus principales funciones es sostener los órganos y vísceras en la cavidad del abdomen. A medida que aumenta el feto y el útero, el suelo pélvico debe soportar un mayor peso. Por ello, es necesario fortalecerlo.

Por otra parte, el suelo pélvico debe estar relajado durante el parto para permitir que el bebé salga con facilidad. El ejercicio de Pilates enseña a las mujeres a contraer y relajar sus músculos, para que sean fuertes y flexibles.

También ayuda al cuerpo a recuperarse mejor y más rápido después de dar a luz.

 

3.- Mejora de la respiración

A medida que nuestro bebé crece, el diafragma se comprime en el pecho y puede costar más respirar. El método Pilates de respiración hace que abramos las costillas hacia fuera y hacia arriba, al tiempo que enderezamos nuestra columna vertebral. La práctica regular nos permite tomar aire con más facilidad.

Además dado que la respiración es tan importante durante el parto, un buen entrenamiento nos ayudará en ese momento.

4.- Postura adecuada

El cuerpo de la mujer cambia durante el embarazo. Los músculos y la piel se adaptan para hacer espacio al bebé, que crece cada semana. Esto hace que la postura y el equilibrio se vean modificados. El Pilates no evita que esto suceda, pero sí ayuda a fortalecer todos los músculos, a tener una buena postura que evite dolores de espalda y a mantener el equilibrio.

 

5.-Recuperación rápida

Cuanto más en forma esté el cuerpo durante el embarazo, mejor estará después de dar a luz. No solamente en lo relativo al abdomen y suelo pélvico, como hemos dicho antes, también a piernas y brazos. Tras el parto, hay que levantar al bebé, sostenerlo en brazos hasta que se duerma, llevar un carrito, etc. Los brazos y la espalda pueden resentirse y el Pilates practicado antes sirve para poner a tono los músculos.

 

Estos son solo algunos de los beneficios del Pilates durante el embarazo. Es importante realizarlo en grupos diseñados al efecto, donde los ejercicios estén adaptados a cada mujer y cada etapa del embarazo. En nuestro centro, ofrecemos clases reducidas y dirigidas por profesionales. Si quieres sentirte bien durante los meses previos a dar a luz, aquí tienes tu espacio.