Cada día, caminamos unos 10.000 pasos de media. Con zapatos de trabajo, deportivas; con frío, con calor… A lo largo de la vida, nuestros pies y nuestros dedos soportan el peso del cuerpo, se flexionan, sufren heridas, rozaduras… A veces nos olvidamos de ellos, pero también necesitan de nuestros cuidados.

Por eso, es recomendable acudir a un centro especializado para que un técnico realice una pedicura adecuada a nuestras necesidades. Se piensa que la pedicura consiste en pintar las uñas, pero es mucho más. Es una cuestión de salud. De hecho, los hombres también pueden cuidar sus pies 😉

Hoy veremos las ventajas que aporta una pedicura a todas las personas.

Detección de problemas

Realizar una pedicura de forma regular puede ayudar al técnico a detectar signos prematuros de callos, juanetes o incluso hongos. Estos problemas de los pies pueden solucionarse con facilidad si se descubren en sus etapas iniciales.

La pedicura reduce infecciones

Cortar y limpiar las uñas previene que crezcan hacia dentro y puedan causar una infección. Las conocidas uñas encarnadas se clavan en la piel y dejan la puerta abierta a infecciones. Un técnico puede saber si tu uña tiene esa tendencia y corregirla o mitigarla. Además, la eliminación de suciedad y bacterias de los pies también evita la aparición de hongos y malos olores.

Preserva la hidratación de la piel

Una pedicura incluye un baño de pies. Puede ser en agua templada o fría, a gusto de la persona. La combinación de baño con los masajes —en los que se utilizan aceites y cremas— sirve para mantener la hidratación adecuada para tus pies.

Un pie hidratado es menos proclive a sufrir ampollas y otras heridas. Además, si mantienes una cutícula hidratada también evitarás que las uñas se rompan al crecer.

Exfoliación

Durante una pedicura se quitan las células muertas de la piel. Así, evitamos que se acumulen y puedan formar callos. Esta exfoliación de los pies, especialmente en el talón, ayuda a que crezcan nuevas células que, ahora sí, suavizan y embellecen el pie.

Circulación

El masaje recibido durante la pedicura es muy placentero. Después de un día de trabajo, a todos nos gusta que nos masajeen los pies. Eso hace que todo nuestro cuerpo se relaje. Además, la presión de las manos ayuda a mejorar la circulación y libera la tensión en los tobillos y los pies. El aumento de la circulación sanguínea disminuye el dolor en los pies, en ocasiones cargados por estar mucho tiempo erguidos.

El pie recibe muy poco cuidado, comparado con el resto del cuerpo. Después de leer estos beneficios ¿todavía piensas que la pedicura es sólo pintar las uñas?

En nuestro centro de Zaragoza, tenemos servicio de pedicura y durante el verano cuesta sólo 35€. Pide cita aquí.