Durante las vacaciones de verano son muchos los que eligen la playa como destino para desconectar. Tomar el sol se convierte en una de nuestras actividades favoritas, pero debemos tener cuidado para evitar consecuencias negativas en nuestra piel. Si no usamos una protección solar adecuada pueden salir quemaduras que nos pueden producir ardor, picor y sensación de calor. Para proteger tu piel del sol, debemos exponernos de una forma segura siguiendo las recomendaciones de nuestro equipo experto del gabinete estética en Zaragoza Sabáh:

  • Evitar el sol en las horas centrales del día. No debemos tomar el sol directamente entre las 12 del mediodía y las 3 de la tarde y, además, también debemos evitar realizar actividades deportivas durante esas horas.
  • Elegir el factor solar adecuado para nuestra piel. No solo es imprescindible usar crema solar cuando vayamos a tomar el sol, también lo es elegir el factor que sea más adecuado. Durante los primeros días de verano, debemos utilizar productos con factor solar alto (de 30 en adelante). Para elegir el factor solar adecuado, lo primero que debemos hacer es conocer en qué estado se encuentra nuestra piel. La herramienta más adecuada es el fototipo, que señala la capacidad de nuestra piel para asimilar la radiación solar. Si no sabes qué fototipo tienes, podemos ayudarte a través de un sencillo test.

Si quisieras un diagnóstico más profundo para analizar el estado actual de tu piel y así detectar posibles manchas o daños que el sol haya podido causar para poder tratarlas. Contamos con la mejor tecnología, la cámara Visioface. Acércate a Sabáh y pide cita gratuita para proteger tu piel del sol.

  • Protegerse con antelación. Tras aplicar la crema, debemos esperar unos 20 minutos antes de comenzar la exposición solar, ya que los protectores tardan unos minutos en hacer efecto.
  • Utilizar siempre gafas de sol. No solo nuestra piel necesita protección solar, también debemos tener en cuenta otras partes del cuerpo como por ejemplo los ojos. Si no los protegemos, los rayos de sol pueden producir quemaduras y lesiones en ellos. Por ello, es muy importante utilizar gafas de sol homologadas que llevan la marca CE (Comité Europeo).
  • Cuero cabelludo. Muchas veces cuando tomamos el sol, nos olvidamos de proteger nuestro cuero cabelludo y es que, la piel de nuestra cabeza es muy vulnerable a las quemaduras solares. De hecho, recibe la exposición más directa a los rayos ultravioletas que cualquier otra parte del cuerpo, simplemente porque está más cerca del sol. Aplicar una pantalla solar sobre el cuero cabelludo 30 minutos antes de salir de casa y usar sombreros o gorros cuando estemos en la playa, son dos buenas opciones para evitar las tan molestas quemaduras del sol en el cuero cabelludo.

Estas son algunas recomendaciones que debemos seguir antes de la exposición solar para proteger tu piel del sol, pero no debemos olvidarnos de los cuidados que necesita después de tomar el sol.

Es muy importante hidratar nuestra piel con las cremas adecuadas y realizar una exfoliación por todo el cuerpo. De esta manera, podremos reparar el impacto nocivo que del sol sobre la la piel y evitar las manchas.

Si ya se ha producido la quemadura, debemos cuidarla para minimizar el daño aplicando geles calmantes varias veces al día y bebiendo grandes cantidades de agua. Además, si el dolor producido por la quemadura es muy intenso, podemos tomar analgésicos para mitigarlo.

Para ayudarte, nuestro gabinete de estética en Zaragoza Sabáh cuenta con la mejor cosmética del mercado y te asesorará sin compromiso sobre las posibilidades de nuestra línea solar Massada, a base de extractos de plantas. También puedes consultar en este link todos los productos de los que disponemos.

Imagen: Tirachard – Freepik.com