Limpieza facial Sabah

Kit de limpieza Sabáh

  • Pautas para lograr una piel limpia y sana
  • El rostro es por antonomasia nuestra ocupación dentro del ritual de limpieza

¿Harta de mirarte en el espejo y verte pequeños defectos que hoy han llamado tu atención? Calma , es tu momento. Es tu toque de atención. Se puede poner remedio y cuanto antes mejor. Sííííí, hablamos de la piel del rostro. Hablamos de nuestra carta de presentación más plausible. Hablamos de cuidar uno de nuestros órganos más importante y que menos atención recibe: la PIEL y en particular la del rostro

Todos los días es importante aportar nuestro granito de arena y cumplir con algo que no debe ser considerado deberes, sino placeres. Vernos la cara cada vez mejor y más cuidada es una gran satisfacción personal y social.

El primer paso para esa satisfacción es una limpieza del rostro diaria. El kit de limpieza es la piedra angular de una piel saludable. Luego continuaremos con tratamientos más exhaustivos y complementos faciales. Comenzamos con el kit:

Limpieza facial en Sabáh

Limpieza facial en Sabáh

  • Leche limpiadora. Nos la aplicamos mañana y noche. No sólo para retirar el maquillaje, sino para limpiar nuestra piel, tras un día arduo. El ritual consiste en humedecer la cara con agua, emulsionar la leche con nuestras manos, aclarar con agua y secar con un tissue. Ojo, la piel debe estar bien limpia, sobre todo, si vamos maquilladas. En caso de utilizar un producto, deberemos limpiar dos veces el rostro para que el tissue sea blanco y no rosa. Podemos hacerlo con el mismo producto o con dos productos distintos el pre limpiador y el limpiador, como usamos en Sabáh.
  • Tónico facial. Lo utilizamos mañana y noche, tras la limpieza con la leche pasamos a la aplicación del tónico cuya función es devolver a nuestra piel el ph de la misma. Aplicaremos dos dosificaciones y dejaremos actuar sobre nuestra piel, sin retirar.
  • Asimismo, trabajaremos el rostro con un exfoliante para eliminar impurezas y células muertas. En este caso, humedecemos la cara y trabajamos con nuestras manos el exfoliante con movimientos circulares a lo largo del rostro. Aclaramos y secamos la piel. Aplicación por la noche. El periodo dependerá de la piel cada 15 días cada 28 días, según necesidad.
  • Por último, la mascarilla. Aplicación por la noche. Una vez que la piel está limpia con leche, tónico y peeling (si toca) extenderemos la mascarilla sin masaje con nuestras manos sobre el rostro. Dejamos actuar 20 minutos y nos la retiramos con agua y secamos la tez.

Además del kit de limpieza contamos con un cuidado más exhaustivo de hidratación, reafirmación, nutrición, según necesidad y prioridad de la piel saludable. Para ello, mencionamos el abanico de cremas, serums, booster, extractos y complementos labiales y oculares. Pero esto forma parte de otro episodio, que ampliaremos en otro post.

Con todo, esperamos haberos ayudado y guiado para continuar vuestros cuidados, aquellas que os situáis en el camino e iniciarse las más nóveles en la materia de la piel.