Llega el invierno, y con él, cambian las temperaturas y también nuestro cuerpo. Está comprobado que el clima provoca transformaciones tanto positivas como negativas en nuestra salud y en nuestra conducta. Así que, antes de que las temperaturas bajen más, es el momento de prepararnos para cuidar la piel en invierno.

En invierno, nuestro sistema inmunológico está más expuesto de manera que contraemos más enfermedades, nuestra piel se ve agredida por los factores atmosféricos e incluso nuestra salud mental también puede verse afectada. De hecho, los casos de personas con depresión subyacente se disparan durante estos meses de frío, según Michelle Riba, profesora de psiquiatría y directora asociada al Centro de Depresión de la Universidad de Michigan. Hay que cuidar la piel en invierno, pero también nuestro bienestar interno. En Sabáh Spa queremos mimaros, y ayudaros a combatir los efectos negativos del invierno tanto en la piel, como en vuestro interior. ¿Cómo? Con los consejos de los expertos del Gabinete de belleza de Sábah y los mejores tratamientos faciales.

 

¿Cómo afecta el frío a la piel?

El principal problema es la falta de hidratación, que se traduce en sequedad, tirantez, rojeces e incluso descamaciones. Un problema que todavía se acentúa más en las pieles más delicadas. Esta deshidratación consigue que la dermis pierda suavidad, mostrando un aspecto más apagado, perdiendo luminosidad y acelerando el envejecimiento de nuestra piel. Desde nuestro Gabinete de belleza explican que la razón de esta deshidratación es que la barrera cutánea que defiende nuestra piel de las agresiones externas se altera por las bajas temperaturas en invierno. Nuestra piel está estructurada por capas, y la última capa de todas, la más externa, es esta barrera cutánea, que mantiene al resto de la piel hidratada, flexible y suave. Cuidar la piel en invierno pasa por proteger especialmente la correcta hidratación de esta primera capa de nuestro rostro.

 

Protegernos solo en verano, error

La piel guarda memoria de todas las agresiones que sufre, ya sea en invierno como en varano. Sin embargo, solemos protegernos más en verano que en invierno. Esto es un grave error, ya que la influencia de los rayos solares en invierno también es efectiva. Además, el frío extremo en nuestra piel la debilita en gran medida, afectando principalmente a aquellos que tienen una piel más fina y seca, siendo igual de esencial aplicarnos crema solar tanto en verano como en invierno.

 

Cuidar la piel en invierno, sobre todo, en mejillas y orejas

La piel del rostro de cualquier humano no es homogénea y hay partes que se ven mucho más debilitadas a los impactos externos. En general, nariz, mentón y frente tienden a tener una piel más grasa. Sin embargo, las mejillas y la zona delante de las orejas es una piel con muy poca hipodermis, con tendencia a resecarse. Por lo tanto, estas son las zonas en las que más hay que cuidar la piel en invierno, y es que, en ellas suelen manifestarse en forma de piel reseca, envejecimiento prematuro y aparición de capilares dilatados.

 

Tratamientos faciales de Sabáh, más allá del cuidado de la piel

La finalidad de los tratamientos faciales que ofrecemos en Sabáh Spa es cuidar tu rostro y cuerpo de una forma personalizada. Por ello, te asesoramos para darte el mejor tratamiento, con la tecnología más avanzada y con durante el tiempo necesario para que te sientas bella y a gusto. En nuestra web, podrás encontrar todos los tratamientos de los que disponemos, para pieles sensibles, tratamientos whitening, e incluso tratamientos masculinos.

Pero nuestro principal objetivo va más allá de cuidar la piel en invierno. En Sabáh Spa queremos que nuestros clientes disfruten de un momento de relajación mientras cuidamos su rostro. De nada sirve preparar nuestra piel para el invierno si después la debilitamos con estrés. Por esto, para nosotros, minimizar el impacto del invierno en vuestra piel pasa también por minimizarlo en vuestro interior.