Tres cosas llegan con la primavera: las flores del almendro, las alergias y los eventos de BBC: bodas, bautizos y comuniones.

Se casa tu mejor amiga, comulga tu sobrino o bautizan a tu nieto. Toca ponerse guapa, comprar un vestido, ir a la peluquería… Pero todo eso queda incompleto si al mirarte al espejo, cinco minutos antes de salir de casa, ves que la piel de tu rostro no está como debería. Tal vez una ojera, tal vez esté un poco seca, tal vez se vea demasiado esa arruga que salió hace unas semanas… La mala noticia es inevitable que la piel envejezca; la buena, que se puede retrasar y difuminar ese envejecimiento.

Piel de la novia

Ya sabéis que, para nosotros, la base de una piel sana y saludable es la hidratación. Somos agua y si no bebemos de forma constante, nos secamos por dentro y por fuera. Una vez cubierto este flanco, sí se puede mejorar la piel con técnicas más avanzadas.

Es importante realizar una higiene unos 15 días antes del evento. Con ella, limpiamos en profundidad la piel, dejándola libre de impurezas y bien oxigenada. Es el paso previo a cualquier tratamiento específico. ¿Por qué hacer esta higiene con dos semanas de antelación y no el día de antes? Porque en esa limpieza vamos a abrir los poros y es bueno dar a la piel el tiempo necesario para que se regenere.

Después podemos aplicar un tratamiento de perlas. Con él, verás difuminadas las arrugas y los síntomas de fatiga en la piel. Aporta luminosidad y elasticidad. Es el tratamiento estrella para lucir tu mejor rostro en cualquier evento.

El tratamiento de ácido hialurónico es adecuado para pieles que necesiten un extra de hidratación. Una sesión individual ayuda a hidratar en profundidad y un tratamiento más extenso reafirma los tejidos y rellena los surcos de la piel.

Ya sabes, si quieres lucir radiante y que el protagonista no sea tu tocado sino tu piel, nosotros podemos echarte una mano 😉