Seleccionar página
  • En nuestro día a día pasamos mucho tiempo sentados frente al ordenador o sobre sillas de oficina incómodas, por lo que se hace indispensable fortalecer la musculatura de la espalda
  • Los ejercicios de Pilates van dirigidos a mejorar la articulación de la espalda, la extensión de la columna y a aliviar los molestos dolores de espalda

En muchas ocasiones, las personas que sufren dolor de espalda y cervicales evitan hacer ejercicio por miedo a sufrir más dolor o porque piensan que no es conveniente. En la mayoría de los casos, nos equivocamos. Si se trata de dolor o contracturas podemos practicar ejercicio controlado y perfectamente pautado para fortalecer nuestra espalda. Una de las actividades más recomendadas por profesionales de la medicina es Pilates. Por otro lado, si hablamos de patologías antes de practicar una actividad, es aconsejable visitar a un especialista.

¿Cómo ayuda el método Pilates a prevenir y aliviar los dolores de espalda?

El trabajo con este método no sólo nos ayuda a fortalecer nuestra espalda, sino también a mejorar la postura y a saber cuando la adoptamos de forma correcta. Partimos de la base de que en el método Pilates una de las premisas más importantes es la alineación corporal y la corrección postural, ya que el movimiento no se realiza hasta que el cuerpo está colocado correctamente.

Además, con este método de entrenamiento se trabaja de manera eficiente la respiraciónAntes de hacer un ejercicio para rotar el cuerpo tenemos que realizar una respiración que facilite la elongación y, por tanto, una descompresión vertebral para que la columna libere la tensión a la que está sometida y la rotación se realice de una manera segura.

Entre otros muchos beneficios, los ejercicios del método Pilates consiguen mejorar la articulación de la espalda y la extensión de la columna. La disociación de los movimientos al realizar flexiones, extensiones y rotaciones nos ayuda en nuestra vida diaria, puesto que se consigue una eficiencia en el movimiento muy alta.

El fortalecimiento de nuestra sección media o core también nos ayuda a mejorar nuestra estabilización y a saber compensar las posturas incorrectas fruto de desequilibrios musculares. Si no contamos con un core fuerte, el cuerpo tiende a echarse hacia adelante, tomando una postura que favorece la hipercifosis, más conocida como chepa o joroba.

Para conseguir maximizar todos estos beneficios, es recomendable acudir dos veces a la semana a una sesión de Pilates. Además, si incluimos esta práctica de forma rutinaria conseguiremos:

• Mejora la tonificación muscular

• Quemar calorías

• Aumentar los niveles de energía

• Mejorar el humor y la autoestima

• Fortalecer el sistema inmunológico

• Mejorar la flexibilidad y la movilidad muscular

• Ayudar a prevenir dolores musculares y lesiones

• Corregir las malas posturas corporales

• Aliviar y prevenir los dolores de espalda

Por supuesto, es esencial cuando se comienza a practicar esta actividad comentar con el instructor cualquier dolor o patología previa que se sufra. De esta manera, ha hace un planteamiento de ejercicios personalizados, eficaces y, sobre todo, seguros.