Seleccionar página
  • Ya es posible nadar con un mejor control del cuerpo y con un aumento considerable de la velocidad sin desgastes innecesarios. Muchos nadadores ya incluyen en sus rutinas deportivas la práctica del método Pilates debido a sus múltiples ventajas

La natación suele ser uno de los deportes que más recomiendan los especialistas ya que aporta todos los beneficios del ejercicio físico pero con un menor impacto para las articulaciones.  Eso sí, es conveniente completar esta técnica con otros métodos como Pilates para conseguir más tono y potencia en los músculos .

Ya sabéis que el método Pilates tiene innumerables beneficios para todos los deportes, pero complementar esta práctica con la natación presenta ventajas específicas que,en muchas ocasiones, se desconocen. Pilates nos ayuda a elongar el cuerpo y corregir la postura que permita más estabilización en el agua.

Pilates y natación de la mano

A priori, la natación y Pilates son similares, ya que son actividades globales, donde utilizamos una gran cantidad de músculos. Lo importante en estos ejercicios no es tener un gran tono muscular, pero sí tener una buena condición física para realizar de forma correcta todos los ejercicios.

En el caso de la natación, Pilates se convierte en la práctica perfecta para lograr un entrenamiento completo. Facilita una preparación en seco, paralelo al que se realiza en el agua con la natación, donde fortalecer la musculatura más interna será el principal objetivo. Además, este fortalecimiento es esencial para conseguir un grado perfecto de estabilización en el agua, pauta importantísima que toda nadador debe tener en cuenta.

Para un nadador un ‘núcleo’ fuerte proporciona un equilibrio y una estabilidad correcta en las escápulas, hombros, cadera y columna vertebral. Se consigue una técnica más efectiva, sin el esfuerzo de los músculos del cuello. Así, se logra que los mismos no lleguen a sobrecargarse, una de la lesiones mas comunes en la natación debido al cansancio muscular.

 Ventajas de pilates para los nadadores

  • Se trabajan los músculos sin que esto implique un aumento de volumen, se consigue mayor fuerza a la vez que se aumenta la capacidad de deslizamiento.
  • Se mejora la flexibilidad de la articulación del hombro, de la zona lumbar y de los músculos isquiotibiales. Todos ellos esenciales para un buen desarrollo de la natación.
  • Se previene la hiperlordosis lumbar, una de las patologías más habituales en las personas que practican deportes acuáticos, que se produce por la posición de la cabeza fuera del agua para respirar.
  • Mayor control de la respiración, que permite que ésta sea más correcta, regular y rítmica lo que será de gran ayuda en la natación.
  • Aumento de la fuerza en los músculos de las extremidades y el tronco, los más implicados en el desarrollo de la natación.
  • Se mejora el ‘núcleo’, responsable de estabilizar el tronco durante la propulsión dentro del agua, a su vez, ayuda a mover las caderas y la piernas cuando se nada.
  • El control adecuado cuerpo-mente conduce a un ritmo más constante y veloz para el nado.
  • Se consigue una posición perfecta con más equilibrio y estabilidad, que ayuda a minimizar la fuerza de arrastre.
  • Mayor conciencia corporal para ser capaces de controlar el cuerpo de manera mucho más eficaz.
  • A un nivel de competición, todos estas ventajas citadas equivalen a reducir los tiempos sin que haya desgastes innecesarios.

No debemos olvidarnos que una de las grandes ventajas del método Pilates es la prevención de lesiones. En el caso de los nadadores suelen ser muy comunes las sobrecargas a causa de los sobre esfuerzos musculares, articulares o ligamentosos.  Para prevenirlas, se pueden plantear sesiones específicas con ejercicios centrados en los hombros, cuello, espalda y extremidades inferiores.